Tras las partes blandas toca revisar el hueso. En la proyección posteroanterior tenemos que ver todas las costillas (arcos anteriores y posteriores), la columna dorsal y el final de la columna cervical, ambas clavículas, escápulas y húmeros.

Para repasar las costillas algunos prefieren seguir cada costilla desde el arco posterior hasta el anterior pero es fácil perderse y por eso es recomendable mirar primero todos los arcos posteriores y luego los anteriores. ¿Serías capaz de identificar todos ellos en esta radiografía?



Si quieres repasar todos los arcos costales, anteriores o posteriores, pincha AQUI.
 

En la proyección lateral veremos especialmente la columna y el esternón. Hay una imagen redondeada alta que se ve a veces y es la cabeza del húmero superpuesta al resto de estructuras. También vemos algunas costillas sin poder contarlas. Pincha AQUI para repasar las estructuras óseas de la proyección lateral.

Es un poco pesado pero hay que asegurarse de que no haya lesiones líticas o fracturas especialmente en las costillas. Y si las vemos, deberemos decir cuál es la costilla afectada (si tienes problemas para contar costillas pulsa AQUÍ). En la columna podemos encontrar lesiones líticas (hay que intentar ver bien los pedículos), fracturas, aplastamientos… Y también podemos ver fracturas en clavículas, húmero… 

Problemas que tenemos:

  • Las primeras costillas están muy juntas y es fácil equivocarse al contarlas. Es útil buscar el arco anterior de la primera costilla a partir de su unión con el esternón que coincide debajo del extremo proximal de la clavícula y desde ahí ir hacia el arco posterior. A veces la unión de la primera costilla con el esternón es hipertrófica y simula un nódulo pulmonar.
  • El manubrio esternal nos puede crear unas líneas que se superponen al mediastino y pueden engañarnos.
  • En la proyección lateral las costillas nos confunden con las cisuras. Pero en general tienen una orientación diferente.
  • En la proyección posteroanterior las escápulas pueden superponerse sobre el parénquima y veremos entonces el borde interno de la escápula que podemos confundir con otras líneas. En la proyección lateral las escápulas se ven como dos líneas verticales anteriores a la columna. Mira con atención este ejemplo.



En esta radiografía se puede ver la línea que crean las escápulas pero hay alguna otra alteración. Pincha AQUI para ver la solución.

Con esto ya hemos repasado el hueso. Siguiente lección, la número cuatro, el mediastino.